domingo, 8 de julio de 2012

Escribir para hablar de verdad

Siempre me gustó escribir, hablar de verdad. Imaginaba como sería escribir. Lo haría con palabras normales y corrientes, palabras ya desgastadas por la variedad de personas que las han usado. Palabras casi ingenuas aún.
Ahora me leo y me reconozco. No tengo miedo a mi verdad y eso es importante.
Escribir me hace soñar, soñar me mantiene viva y a la vez me transporta donde nadie me ve. Allí atravieso las capas que la vida me ha ido sedimentando sobre el alma.
Escribir para decir, quizás a mi misma, que sigo siendo yo, que me despierto al amanecer, que a veces mi corazón reacciona ante una melodía, un sonido, una voz o una sonrisa, que aún me tiembla la mano al escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada