domingo, 4 de marzo de 2012

.. Y si no hubiera sido por esta cabeza que tengo yo tan rara que no funciona como la de los demás, habría tenido resuelta para siempre una vida fácil y cómoda. La culpa de mis males no fue de nadie, la culpa fue de este estúpido corazón mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada